>>¿Qué es Application Performance Management (APM)?>

¿Qué es Application Performance Management (APM)?

8 Ago, 2018|

Tradicionalmente, el acrónimo APM se ha utilizado para referirse al término gestión del rendimiento de la aplicación. Sin embargo, en los últimos años, también se refiere, quizás más correctamente, a la supervisión del rendimiento de las aplicaciones. En términos de Wikipedia, “APM se esfuerza por detectar y diagnosticar problemas complejos de rendimiento de las aplicaciones para mantener un nivel de servicio esperado”.

Claro, las empresas confían en aplicaciones complejas para la prestación de servicios y estas necesidades están en constante evolución. La creciente demanda de servicios hace que sea una necesidad alarmante para las empresas emplear soluciones APM porque las métricas de negocio que importan (disponibilidad del servicio, ingresos, ahorro de costos, etc.) solo pueden realizarse si los servidores / aplicaciones subyacentes están entregando constantemente una eficiente actuación.

 

Entonces, ¿qué es realmente la gestión del rendimiento de las aplicaciones?

En definición, la gestión del rendimiento de la aplicación se utiliza para referirse a herramientas que permiten a las organizaciones monitorizar las métricas de rendimiento de las aplicaciones críticas para el negocio, recibir alertas oportunas en caso de problemas de rendimiento y generar informes para análisis periódicos de rendimiento.

Según la firma analista de software Gartner, una solución APM debe cumplir con tres funciones principales:

  1. Monitorización de la experiencia digital (DEM)
  2. Descubrimiento, localización y diagnóstico de aplicaciones (ADTD)
  3. Inteligencia artificial para operaciones de TI (AIOps) para aplicaciones

 

Echemos un breve vistazo a cada uno de estos segmentos:

  • Supervisión de la experiencia digital (DEM): secentra en la experiencia del usuario final en función de la disponibilidad y el rendimiento de las aplicaciones / servicios empresariales. Se compone de una monitorización real de los usuarios y una supervisión sintética de las transacciones, por lo general, utilizando agentes digitales que interactúan con las aplicaciones comerciales para recopilar información transaccional.
  • Descubrimiento, localización y diagnóstico de aplicaciones (ADTD):la parte principal e indispensable de una solución de APM. Comprende el mapeo de detección de aplicaciones y la asignación de dependencias, la supervisión de las métricas clave y el análisis en profundidad de las transacciones de la aplicación para identificar los errores de la aplicación. La mayoría de los equipos de TI evalúan las capacidades en este segmento antes de tomar una decisión de compra.
  • Inteligencia artificial para operaciones de TI (AIOps) para aplicaciones: la IA en APM no es un requisito principal para la mayoría de las organizaciones en la actualidad. Sin embargo, una parte importante de este segmento trata con Application Analytics (AA) que es importante. Se compone de alertas de rendimiento y análisis de causa raíz. También incluye el seguimiento de las anomalías de rendimiento para las transacciones HTTP/S admitidas por los servidores de aplicaciones Java y .NET.

Gartner cubre ampliamente APM bajo estas dimensiones. Sin embargo, uno debe darse cuenta de que las necesidades de monitorización de aplicaciones digitales varían enormemente entre las organizaciones y, por lo tanto, los requisitos de monitorización de las aplicaciones se definen de manera diferente. Mientras que algunas organizaciones se conforman con una combinación de múltiples herramientas para monitorizar, alertar e informar, una solución ideal presenta una consola unificada para todos los requisitos de monitorización. Antes de elegir una solución, los profesionales de TI en el ámbito de APM deben analizar a fondo las capacidades específicas que se indican a continuación para obtener los resultados correctos del rendimiento de la aplicación.

 

Características principales de las herramientas de gestión del rendimiento de las aplicaciones

  1. Amplia gama de aplicaciones compatibles

La herramienta de administración del rendimiento de la aplicación podría ser capaz de monitorizar una variedad de aplicaciones y marcos, pero lo más importante es evaluar la herramienta en términos de las necesidades individuales del negocio de la organización. Por ejemplo, su solución puede ayudarlo a controlar su servidor web y el rendimiento de la base de datos subyacente. Sin embargo, ¿qué sucede si tiene sus propias aplicaciones personalizadas que también requieren monitorización? Una solución ideal debe ser compatible con todos los puntos de contacto monitorizables necesarios en una configuración de TI.

  1. Consola única para toda la monitorización

Como mencionamos anteriormente, una solución ideal para la gestión del rendimiento de las aplicaciones debería incluir lo esencial, es decir, supervisión, alertas e informes integrales completos, eliminando la molestia de tener que lidiar con múltiples herramientas para medir y optimizar el rendimiento de las aplicaciones.

  1. Application Discovery and Dependency Mapping (ADDM)  

Esta es una característica indispensable. Esto esencialmente significa que la solución APM no solo debe descubrir automáticamente todas las aplicaciones y servidores de su red, sino también categorizarlos (bases de datos, máquinas virtuales, servidores, etc.) y proporcionar al usuario la posibilidad de visualizar las interdependencias entre aplicaciones. Esta característica en particular ayuda a ahorrar tiempo que generalmente se desperdicia tratando de identificar un cuello de botella en una horda de aplicaciones.

  1. Indicadores clave de rendimiento(KPI)

Cuando decimos KPI, nos referimos a métricas como tiempos de respuesta, solicitudes por minuto, detalles de subprocesos y sesiones, utilización de CPU, utilización de disco y memoria, estados de error, etc. Esto incluye el primer conjunto de métricas esenciales de aplicaciones y de infraestructura que se verifica con el fin de medir la eficiencia de tus aplicaciones. La solución debe poder presentar esta información con precisión a intervalos regulares periódicos.

  1. Alertas y acciones automatizadas

La alerta es uno de los requisitos principales en las herramientas de APM. Los umbrales para estas alertas deben ser configurables tanto para métricas individuales como para la aplicación en general. Estas alertas facilitan una identificación más rápida de los problemas de rendimiento de la aplicación; sin embargo, también deberían poder ejecutar acciones preconfiguradas para una resolución de problemas más rápida. Las notificaciones (SMS, correo electrónico), reiniciar una máquina virtual, ejecutar una operación MBean, generar volcado de pila / volcado de hilo / recolección de basura, etc. pueden ser algunos ejemplos de acciones automatizadas.

  1. Conocimientos de nivel de código y rastreo de transacciones

La mayoría de las herramientas de gestión del rendimiento de las aplicaciones proporcionan visibilidad hasta el nivel del código para ayudar a descubrir problemas que de otra manera pasarían desapercibidos hasta que el usuario final los informe. Su solución debe poder tomar instantáneas de los rastros de transacciones individuales y le permite profundizar en las consultas SQL para detectar consultas de ejecución lenta. Su equipo de DevOps probablemente debería poder decir qué tan valioso podría ser este tipo de información en la fase de desarrollo de la aplicación.

  1. Monitorización de la experiencia del usuario final y de transacciones sintéticas

Piense en estas preguntas por un momento:

  • ¿Cuánto tiempo lleva cargar su página web / aplicación?
  • ¿Cuánto tiempo lleva ejecutar la transacción de pago?
  • ¿Cuánto tiempo lleva enviar un email a través de su servidor de correo?
  • ¿Cuánto tiempo lleva hacer una solicitud de búsqueda de LDAP?
  • ¿Cuánto tiempo lleva descargar un archivo adjunto de 1 MB a través del sitio ftp?

Si su solución responde adecuadamente a estas preguntas, tendrá menos quejas de los clientes sobre la prestación del servicio. Con la ayuda de transacciones sintéticas que simulan el comportamiento del usuario a través de su página web / aplicación, debe poder localizar cualquier discrepancia en su rendimiento (tiempo de carga de la página, errores 404, etc.) antes de implementar sus aplicaciones. Esto también asegura que el rendimiento de sus aplicaciones una vez desplegadas cuando se accede desde diferentes ubicaciones del mundo ofrece el mismo rendimiento consistente.

  1. Tableros personalizados

Es increíblemente exhaustivo administrar todas las aplicaciones con el mismo nivel de atención. Imagine tener varios cientos de servidores / aplicaciones agregados a su herramienta de monitorización; con un tablero organizado que presenta estadísticas como alertas críticas recientes, servidores ocupados, disponibilidad actual de servidores, etc. Usted sabrá claramente qué servidor necesita su atención primero. Por supuesto, las estadísticas más significativas desde un punto de vista de negocio pueden variar entre las organizaciones, por lo que el tablero debe ofrecer la flexibilidad de la personalización.

  1. Informes

Los informes son un medio importante para analizar y compartir periódicamente ideas sobre el rendimiento de sus aplicaciones. Este análisis puede ayudar a identificar servidores infrautilizados y sobreutilizados, comprender las tendencias de rendimiento de las aplicaciones, predecir tendencias futuras basadas en datos históricos y, por lo tanto, planificar la reasignación de recursos y las actualizaciones de infraestructura.

  1. Costo y escalabilidad

Uno de los factores más importantes a la hora de elegir una solución de gestión del rendimiento de la aplicación, casi tan importante como sus capacidades, es el precio al que llegan. Por lo general, con cualquier proveedor, el precio de monitorizar una pequeña red de unos pocos cientos de servidores puede no parecer demasiado. Sin embargo, hay que tener en cuenta los costos eventuales que se acumularán una vez que las organizaciones decidan aumentar su capacidad de infraestructura. ¿El precio de la ampliación afectará a su presupuesto y obstaculizará la transformación digital? Vale la pena reflexionar sobre esto.

 

Si bien la mayoría de las herramientas de gestión del rendimiento de las aplicaciones cubren varios de los aspectos tratados en este blog, la solución que mejor se adapta a sus necesidades organizativas es una que usted mismo ha evaluado en su entorno de supervisión personalizado. Habiendo dicho eso, ManageEngine Applications Manager podría ser una de esas buenas soluciones, con todas las capacidades de monitorización (monitorización, alertas, informes, cuadros de mandos, etc.) a un precio increíblemente asequible.